Powered by Smartsupp

Cómo sentarse en una entrevista de trabajo

Indice

Si te vas a presentar a una entrevista de trabajo por primera vez, no has tenido buenas experiencias en el pasado o simplemente quieres estar informado, sigue leyendo para que asegures una buena impresión en tu próxima entrevista, además de aprender un par de trucos y tips importantes. También aprenderás a cómo sentarse en una entrevista de trabajo y a manejar tu lenguaje corporal en general.

La forma en la que te sientes le puede dar una idea a tu empleador acerca de tu personalidad, estado de ánimo, seguridad y mucho más, todo antes de que tengas la oportunidad de tan siquiera abrir la boca. Por esto, es importante que seas consciente de tu postura.

La idea general es que mantengas una postura firme, con la espalda bien recostada en el espaldar y las manos apoyadas en el descansabrazos si lo hay. Esta firmeza tiene que mantenerse natural, y la idea tampoco es que te pongas tieso como un hierro, relájate, pero conservando tu compostura y seriedad. 

 

Claves para sentarse en una entrevista de trabajo

Hay una serie de claves importantes para que tengas en cuenta al momento de entrar a la habitación y sentarte. 

  • Aprieta firmemente la mano al saludar.

Un buen apretón de manos demuestra seguridad y confianza, no debe de ser demasiado fuerte, con hacerse notar en el tacto y mantener la firmeza por un instante es suficiente. Recuerda establecer contacto visual en el acto y no estar mirando hacia el suelo.  

  • No cruces los brazos.

Si no tienes dónde apoyar tus brazos considera apoyarlos sobre tus piernas de una manera natural. Cruzar los brazos hará que te perciban como indispuesto y desinteresado.

  • Siéntate derecho.

Evita a toda costa encorvarte o recoger los hombros, esto le enviaría un mensaje a tu empleador que no te favorecería ya que estás proyectando inseguridad en ti mismo.

  • No escondas las manos.

De la misma manera que el punto anterior, si escondes las manos estarías enviándole un mensaje a la persona que te está entrevistando, dándole a entender que eres demasiado tímido, lo cual inhabilitaría fácilmente tus habilidades comunicativas y demás.

  • No te muestres ansioso.

Por nada del mundo llegues a tu entrevista a comerte las uñas, jugar con los dedos, mirar para todos lados o mostrarte impaciente. Los nervios siempre van a estar ahí, pero no puedes dejar que te controlen.

Además de esto están los consejos básicos de higiene, donde deberás asegurarte que tu estado de limpieza sea óptimo. De nada sirve sentarse bien derecho y seguro si llevas el pelo todo liado y hueles mal. 

 

Lenguaje corporal entrevista de trabajo. La importancia

El lenguaje corporal en una entrevista de trabajo es un aspecto clave para causar una buena impresión a un posible empleador. Muchas personas suelen subestimar el impacto que puede tener nuestro lenguaje corporal en cómo nos perciben las otras personas. 

Posiblemente esto se deba a que muchas veces nuestro lenguaje corporal obedece más a nuestro instinto y a nuestro subconsciente, permitiendo que a través de él comuniquemos cosas muy precisas sin necesidad de palabras.

Sin embargo, porque se trate de un proceso muy natural, no quiere decir que no debamos aprender a controlar la manera en la que dejamos que nuestro cuerpo se exprese. Aprender a manejar tu lenguaje corporal comprende desde cómo sentarse en una entrevista de trabajo, hasta la manera en la que te presentas y manejas una conversación.

Tiene sentido que si has invertido tiempo, y probablemente dinero, en adquirir las habilidades por las que vas a querer cobrar entonces inviertas también tiempo en trabajar en tu presentación personal y lenguaje corporal en una entrevista de trabajo. Ya que no quieres que después de tanto esfuerzo te pierdas un puesto por haber causado una mala impresión.

 

entrevista-corporal-entrevista-de-trabajo

 

Preguntas trampa en una entrevista

Si has estado en alguna entrevista de trabajo lo más probable es que estés familiarizado con estas preguntas trampa difíciles de responder, porque te ponen en una posición donde la honestidad absoluta no causaría una impresión deseable.

Por ejemplo, la pregunta trampa de ¿Qué harías si te ganaras la lotería? inmediatamente sugiere que no digas que dejarías inmediatamente tu trabajo para irte a vivir la vida y tener aventuras nuevas, sin embargo, la realidad dicta que probablemente sería eso precisamente lo que querrías hacer. 

En general, las preguntas trampa se pueden identificar fácilmente porque si estás atento, vas a sentir que la pregunta no tiene un lugar adecuado y no brinda información relevante para tu proceso, más bien busca evaluar tu motivación y compromiso, aunque queden únicamente en la mala práctica y sean contraproducentes. 

 

Tips para hacer una buena entrevista de trabajo

Aparte de preocuparte por tu presentación personal y por tu lenguaje corporal en una entrevista de trabajo, debes trabajar también en tu discurso. Si bien la manera en la que se dicen las cosas es coremsa importante, es más importante aún el contenido de lo que se va a decir, y en lo ideal, este discurso obedece a la buena imagen que quieres crearle a la otra persona.

Confía en ti

Si te preguntan por tus logros y habilidades no trates de menospreciarlos o reducirlos a eventos pocos significativos. Sin  ser pretencioso, es importante que le muestres a la otra persona que sabes de lo que eres capaz, y que reconoces tus propios logros y los de los demás. 

La confianza en ti mismo viene de muchas partes y según lo que te pregunten tendrás que lidiar con alguna situación en la que no te sientas cómodo. Por ejemplo, si has sido despedido de un empleo anterior y el tema sale a discusión, debes de mantener tu compostura y explicar lo sucedido de una manera tranquila, con la confianza de que es algo que está en el pasado y que no determina de lo que eres capaz.

Por último, la confianza en ti mismo es algo que es perceptible para los demás, y normalmente las personas con buena autoconfianza tienden a relacionarse más fácil con los demás, creando conexiones de manera más eficiente. 

No mientas

Mentir en una entrevista de trabajo nunca es buena idea, puede que de momento te salgas con la tuya y te crean, pero muy a menudo las mentiras salen a la luz y podrías perder tu trabajo.

Además, si mientes acerca de alguna habilidad que dices poseer, vas a caer muy fácilmente en el momento en el que debas ponerla en práctica. Ahórrate tiempo a ti y a los demás y habla siempre con la verdad, así esto implique tener que terminar un proceso de vinculación.

Valora aquí
Aixa Rodríguez

Aixa Rodríguez

Formulario inicio y movil

Solicita más Información